El Social Branding: la publicidad y los hechos (V)

Después de los consejos que hemos dado, para que las empresas puedan apostar por el Social Branding, tenemos que tener en mente que estamos en un momento en el que, la unión tradicional, que solía existir entre los usuarios y las propias marcas, está más deteriorado, que en cualquier momento de la historia, por los excesos, la gran desconfianza de los consumidores, la saturación por el gran número de ofertas y por el deterioro en el campo de la financiación y de la economía, lo que hace que se busque sustituir esta relación, de una manera gradual, el actual Paradigma de la “Promesa de Marca”, que está completamente agotado, para los especialistas. Y, se apuesta por un modelo que busque entender la marca como una especie de “huella”, de todas nuestras acciones, que permanece en el tiempo. Así, estamos ante un momento ideal para aprender a aprovechar las nuevas realidades que estamos viviendo. Una de las grandes diferencias entre la Cultura del Marketing y la Cultura del Branding es que, mientras la primera apuesta por la codificación de todo, gracias a las cifras; la segunda hace más hincapié en las personas, sus emociones y sus percepciones. Por tanto, la crisis actual puede convertirse en una gran oportunidad para poder encontrar nuevas combinaciones y maneras de generar riqueza, siempre que estemos abiertos a encontrar nuevas maneras de que nos entiendan.
Foto: fuente