Gestionar la reputación on-line (I)

Una reputación, que sea positiva, va a provocar confianza, el autoconsumo y, por tanto, un aumento de las ventas. O sea, vamos a lograr aumentar los ingresos y los beneficios. Eso sí, para poder controlarlo, hay que saber administrarlo. Muchos consumidores toman la decisión de comprar tras entrar en Internet, ya que buscan investigar, leer comentarios de otras personas y obtener opiniones interesantes de otros consumidores. Pero, si encuentra información sobre la marca, si es negativa, esta puede afectar a la reputación de la misma y a la decisión de comprar. Para poder proteger y gestionar nuestra reputación on-line, hay que implicarse -de una manera activa- en los resultados de los buscadores. Hay que combinar el marketing, las relaciones públicas con la optimización para buscadores (o sea, el SEO). Como vemos, es más importante de lo que parece. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es monitorizar nuestra reputación on- line, influir en ella y lograr liderarla. Hay que participar de una manera, realmente activa, en los resultados de búsqueda. No debes aceptar la publicidad negativa, tan sólo, son llegar a responder. Y, si nos implicamos, de una manera activa, en los resultados de los buscadores, lograremos una presencia positiva en la Web. El primer paso, es lograr monitorizar lo que se dice de nosotros y, después, hay que influir, de una manera activa, en los resultados de búsqueda. Otro paso a señalar es monitorizar lo que se dice de nosotros. Hay que realizar un seguimiento activo de la información que se realiza con nuestra marca. Emplea los sistemas de monitores de Internet, para poder enterarnos sobre lo que dicen los demás. Así de simple.

Foto: fuente