Posicionamiento y trabajo con imágenes

Como les había dicho en el anterior post sobre posicionamiento, existen cuatro elementos básicos que configuran la anatomía de una página web. En tal sentido vimos que ésta no sólo está compuesta por sólo texto escrito, sino también está formada por imágenes fijas,  en el caso de las fotografías, o en movimiento (audiovisuales) y la música.

Pues bien, aunque parezca una verdad gritada a voces hay que repetirlo: en el caso de las imágenes estas influyen considerablemente en el proceso de posicionamiento de los buscadores. Y digo más, su proceso de influencia es directo, a través de su código HTML, y de un modo indirecto: sobre la manera en que interviene en el proceso de percepción de la web que recibe el internauta.

Veamos primero los elementos técnicos del caso. Una imagen fotográfica que se colocada en una web es un conjunto de información codificada en un archivo de tipo JPEG o GIF. Este archivo tiene un peso que está determinado por la cantidad de pixel que la compongan; en la medida en que aumentan los pixeles aumenta la resolución de la imagen y su tamaño y calidad. Sin embargo, este aumento de la imagen atenta contra el tiempo de carga de la página web en el ordenador. Al haber más datos, la información tarda más en llegar y cargarse.

Es por ello que se recomienda no hacer uso de archivos muy grandes para estas imágenes a no ser que se precise de las mismas por cuestiones profesionales. Los motores de búsquedas tienen muy encueta todos los elementos que de una forma u otra tiendan a ralentizar el proceso de descarga y apertura de una página web, aunque se diga en muchos casos que éstos ignoran las imágenes. Por eso se los digo, es mejor evitar.

Por otra parte, nosotros podemos semantizar el contenido es estas imágenes en la página web aunque en su esencia sean archivos de pixeles. Para ello debemos ir al código HTML e incluir las etiquetas alt=”<descripción de la imagen>”, title=”<Nombre de la imagen asociada al post>” y longdesc=”<Descripción más larga de la imagen>” en el campo que ocupe el código HTML de la imagen: <img src=(…)/>. Esto facilitará el reconocimiento del tema de la imagen por parte de los motores de búsquedas.

Otro elemento que todo administrador o desarrollador de una web debe tener en cuenta es la composición visual de la página web. En este punto debemos conocer que al visitante antes de leer el texto escrito, lo primero que le llega a la mente es la información visual distribuida por toda la página web. Para ello  el diseño del sitio tiene que ser armónico y equilibrado, sencillo, donde cada elemento esté bien ubicado en función de su mensaje. La gente huye de sitios carnavalescos y saturados visualmente. Hay que cuidar el uso de las imágenes y la publicidad.

Un buen ejercicio de marketing online que se enfoque hacia el posicionamiento debe tener todo esto en cuenta, porque no se trata sólo de publicitar un producto, sino el ofrecer algo de calidad y la calidad en este caso es técnica; pero también estética.

Para los que dedicamos horas y horas en poner a funcionar una página web, no nos basta sólo con tener un trabajo bien hecho y tener un buen posicionamiento; sino que también debemos aparecer ante los ojos de los otros con un producto profesional, que se vea que hemos exprimido algo de nuestras neuronas. En internet, la mejor manera de hacerse visible es tener un buen posicionamiento en los buscadores; pero también debemos satisfacer el deseo de quien nos consume para que vuelva una y otra vez.