Internet Explorer

Chrome, ya posee el 20% del mercado mundial

Google-Chrome

En los últimos meses, Chrome ha logrado quitarle una buena cuota de mercado a sus rivales más cercanos, como son Internet Explorer y Firefox -y, si sigue así, todavía más-. Aunque, los especialistas no se ponen de acuerdo con las cifras. StautConter, en junio, le da un 20.7% al navegador de Google; un 2.8% más, que en el mismo período, del año pasado. Net Apllicationshable, le da un 13.1%, frente al 12.5% del mes de mayo. StautCounter considera que Google Chrome superará a Firefox, en muy poco tiempo -ahora mismo, este está en la segunda posición, con un 28.3%; mientras que Internet Explorar posee un 43.6%-. Mientras tanto, Net Apllications, considera que Microsoft tiene más de la mitad del mercado -un 53.7%- y Mozilla Firefox posee un 21.7%. A gran distancia se encuentra Safari (5%) y Opera (1.7%). El pasado mes de mayo, Google hizo publico que Chrome había llegado a los 160 millones de usuarios -hay que recordar que comenzó el año con 140 millones de usuarios-. Se ha calculado que en octubre llegaran a los 200 millones de usuarios, lo que haría que supere a Firefox. Algunos expertos consideran que en noviembre, del año 2012, logrará un 50% del mercado. Una de las razones de esto es que Google, cada vez tarda menos en lanzar actualizaciones, con lo que ofrece características que los demás no pueden, y el impacto de la publicidad o la apuesta por los portátiles, con el sistema de Chrome OS. Habrá que esperar.
Foto: fuente

Lo bello y lo funcional en el diseño web

Desde mi punto de vista, en todo tipo de marketing existe una regla de oro que debe ser de estricto cumplimiento para todo diseñador o programador web; y voy aún más allá, no importa el tipo de soporte que se utilice para transmitir el mensaje: el diseño tiene que entrar por los ojos. Este es el primer principio inviolable para toda campaña de marketing: si el mensaje no resulta visualmente agradable, estamos condenados al fracaso.

Todos los seres humanos perseguimos la estabilidad y la armonía, buscamos el cosmos griego para sentirnos poseídos por él; es por ello que perseguimos constantemente la abstracta noción de belleza que está estrechamente ligada a los conceptos de armonía, simetría de las formas, equilibrio y conformidad con los colores, generalmente poco estridentes.

Ahora bien, estos principios se pueden aplicar fácilmente a las obras visuales; pero en el caso del diseño pensado para páginas webs, a veces su aplicación dificulta la usabilidad de las mismas. Ocurre lo mismo con los textos que incluimos en los portales online, deben equilibrarse prosa y técnica de posicionamiento. Con el lenguaje visual sucede algo parecido: un buen diseño web debe cumplir estas leyes armónicas que nos invitan a apreciar lo bello del sitio, a la vez que éste se nos debe hacer útil en el recorrido por sus diferentes  partes.

Para materializar este principio de belleza y funcionalidad (web), debemos pensar primero que el diseño no debe ser muy cargado de elementos ya que la velocidad con que se abre un sitio es fundamental para el usuario. La norma establece un tiempo de espera de ocho segundos; pasado este período se dice que si la web no abre el usuario abandona el sitio a la búsqueda de nuevas alternativas en la red.

Apoyando esta idea inicial debo aclarar que es muy importante saber colocar los elementos gráficos y escritos en la composición general de la web: hay que lograr que el usuario encuentre lo que busca de un modo rápido y sin muchas distracciones. Una web no es un carnaval. Una máxima del diseño en todos los tiempos: dar más con menos.

Otro valor que podemos ofrecer con un buen diseño web es la posibilidad de que la página cargue fácilmente en los diversos navegadores que existen en el mercado. No todo el mundo utiliza Google Chrome ni Internet Explorer; además, los usuarios han diversificado los medios con los que se conectan a internet, desde el ordenador de sobremesa hasta los tablets o los Smartphone. Por tanto, hay que intentar que nuestra web sea legible en la mayor cantidad posible de navegadores y soportes.

Y por último, hacer un llamado de atención en cuanto a la relación entre tema y diseño: no es lo mismo una web de ciencias que otra de contactos personales, una de música y la otra de información bursátil. En tal sentido hay que saber escoger los temas, las fotografías, los colores y la distribución del contenido por el espacio visual que nos ofrece la pantalla del ordenador.

Sé que en estos contenidos nunca se tiene la verdad absoluta; no obstante, unos consejillos nunca vienen mal. ¿No crees?

Google varía según el navegador

Matt CuttsDime con quién navegas y te diré qué encuentras. ¿Ofrecen los diferentes navegadores los mismos resultados de búsqueda cuando tecleamos alguna palabra en Google? Si tu respuesta es sí, te diría que tienes razón hasta cierto punto; pero ten cuidado, te puedes equivocar. Todos los navegadores no ofrecen la misma información aunque se le haga la misma pregunta, por lo menos si estas ubicado en el home page de Google. ¿Por qué? Te explico.

Matt Cutts es una especie de cerebro inteligente que trabaja para el Grupo de Calidad de Búsqueda de Google. Pues bien, hace exactamente tres días este representante online de Google nos ha revelado a través de un vídeo colgado en la red que la respuesta a la pregunta inicial es sí; pero no. Los resultados que ofrece Google en Internet Explorer 6 ó 7, en Firefox, Opera o Chrome no siempre van a ser los mismos.

Hasta cierto punto, todo depende de cómo tengas configurado el navegador que uses; además, influye en la respuesta final la compatibilidad de dichos navegadores con el sistema que esté utilizando Google en esos momentos. Matt pone como ejemplo el uso de AJAX para agilizar las respuestas a las búsquedas; hace un tiempo atrás, en el caso de Firefox este se podía utilizar de un modo satisfactorio, pero con Internet Explorer hubo problemas de compatibilidad y los resultados variaban con relación a Firefox.

No obstante, Matt aclara que en la práctica no debería haber cambios en los resultados si se compararan las respuestas de ambos buscadores; sin embargo, teóricamente sí puede ser posible una modificación en las consultas.  A todo lo dicho, Matt agrega un elemento nuevo: Google de vez en cuando puede hacer una prueba contigo y tu navegador, en este caso se pueden recibir distintas cookies que varíen la manera en que consigues ver el diseño final de la página y su información.

Por lo tanto, no te asustes si un día descubres que según el navegador que estés utilizando (Firefox, Internet Explorer, Opera o Chrome, y en dependencia de si hayas iniciado tu sesión o no en Google), podrás recibir pequeñas diferencias en los resultados de las búsquedas de las palabras que hayas escrito y que desees encontrar en una lista de referencias para explorar la red.

De todas maneras, si deseas ver la entrevista en vídeo aquí te la dejo el enlace en YouTube.