jueves, julio 18, 2019
Marketing online

Gamificación… ¡Qué idea!

El otro día comentaba con mi socio distintas estrategias de publicidad, hasta que le comencé a explicar sobre la Gamificación. Me costó un poco convencerle sobre la idea, o no…

– ¿Ramificación de qué? ¿Y por qué pronuncias las erres “a la francesa”?

– No, no, lo he dicho bien, gamificación. Del inglés game, juego.

– Pero, ¿se puede saber qué tiene que ver un juego con hacer publicidad y que los clientes nos recuerden mejor?

– Vamos a ver, ¿tú no has oído nunca eso de que lo que se aprende jugando se retiene mejor?

– Sí. Y también he oído que los marcianos existen y no por eso pongo el dibujo de un hombrecillo verde en los carteles de la empresa…

– Para un momento, antes de que nos pongamos a discutir. Si no me equivoco, anoche subiste a tu perfil de Facebook una foto trucada en la que parecías un zombi, ¿verdad?

– Sí…

– ¿Recuerdas de donde sacaste esa foto?

– ¿Y eso que tiene que ver con…?

– ¿Lo recuerdas, sí o no?

-Sí: en la página oficial de la serie “The walking dead” tienes una app que te permite “hacerte zombi”.

– Una serie de televisión.

– Ahá.

– Un producto vendible que, para que se venda, ha de tener audiencia y para tener audiencia ha de recordarse, ¿verdad?

– (…) Gamicaf… Micagui… Faguim…

– Gamificación o, si te es más fácil, jueguización o juguetización. La idea es usar la mecánica y estructura de pensamiento del juego en un contexto diferente para que quien recibe el mensaje de esta forma haga lo que tú quieres que haga.

– Me encanta cuando te pones pedante. Por lo que me dices, la idea es que, como a todos nos gusta jugar, quien recibe el mensaje, jugando, jugando hace lo que quien lo lanza quiere que haga.

– Eso es

– Muy fácil lo ves tú…

– A ver, nadie ha dicho que sea fácil. De hecho, lo ideal es contratar a quien lo haga por ti.

– ¡Ya estamos gastando!

– Chico te alteras con nada. Déjame que te dé unos datos. Los tengo aquí, en el móvil (…)

– Parece que supieras que íbamos a tener esta conversación.

– Calla y escucha: “Una buena estrategia para motivar a los jugadores es otorgarles unas serie de premios que se llaman badges o insignias, que servirían, según el investigador y formador en espacios online, Fernando Santamaría González para capturar y convertir el aprendizaje en otros contextos; motivar y mejorar la participación social; y consolidar el capital social”.

– ¡Huy, qué bonito! ¿De dónde lo has sacado?, ¿de la web de una agencia de publicidad?

– Pues no. De la Wikipedia más bien.

– (…)

– Pero es que, además, IBM sacó hace poco un estudio…

– ¿IBM? ¿La de los ordenadores?

– Si no me dejas acabar las frases, lo dejamos aquí y nos vamos a vender puerta a puerta.

– Me callo, me callo.

– Pues eso: un estudio según el que, si se eliminan las mecánicas de juego de las redes sociales corporativas, su uso decae sobre el cincuenta por ciento.

– Un dato contundente, sí señor. Y ahora…

– Te veo venir.

– A ver, chico listo, ¿qué te iba a preguntar?

– Me ibas a preguntar cómo se aplica esto en nuestro caso

– Vaya, pues sí. Sólo me falta que me contestes también a eso.

– Bueno, eso ya sería demasiado. Ya te he dicho que lo ideal es dejarlo en manos de quien sabe de estas cosas.

– ¿Tienes alguna idea de quién?

– He estado buscando y estoy en contacto con varias empresas. Mira, mira en esta web: “Puedes captar y obtener información de los usuarios mediante las redes sociales, la página web y las aplicaciones del móvil”.

– Conque eso de que la CIA nos espiaba a través de Facebook…

– A veces deberías hacer fuerza para que no se te despeguen los labios. Lo sabes, ¿verdad?

– Me callo. Sigue, por favor.

– “Puedes también fidelizar a tus clientes”

– Lo de las insignias.

– Mira, no eres tan tonto.

– Sigue iluminándome, ¡oh, gurú de la sabiduría empresarial!

– “Tienes la posibilidad de promocionar los distintos artículos estrella de cada temporada y de incrementar la presencia de la marca en Internet y en las redes sociales.”

– Vale: todo eso está muy bien y, además, seguro que la ganancia compensa con mucho la inversión.

– ¿Pero?…

– Pero yo ya tengo claras dos cosas: la primera es que no me ofreces nada nuevo, puesto que ya hacia 2005 se publicaba un juego en flash de minigolf que anunciaba una marca de cerveza. Y la segunda es que me he adelantado a todo lo que me has contado y ya sólo falta que tú lo apruebes para que firmemos con “My Avatar Dreams”, una plataforma de Gamificación.

– La madre que te… Entonces yo tengo dos preguntas: ¿por qué has hecho como que no te interesaba demasiado la idea?

– Para asegurarme de que te interesaba a ti y sabías de qué se trata ¿Por qué crees que Gutiérrez te comentó lo que te comentó?

– Vale, tío listo: segunda pregunta ¿Quieres recordarme en qué estaba pensando cuando me asocié contigo?

– Sí: en que soy mucho más listo que tú…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top